Actualidad


La era Google


Por Aníbal Vattuone.


Antes del 27 de septiembre de 1998, el mundo era otro. La selección francesa de fútbol levantó la copa de la FIFA por primera vez en su historia, la película Titanic sorprendió a propios y extraños quedándose con once premios Oscar, y, después de treinta y seis años, los Rolling Stones debutaron con sus hits en suelo ruso. Pero más allá de estos eventos, la primavera de 1998 dio a luz un invento que modificaría por completo nuestra cotidianidad: Google. Cada 27 de septiembre se celebra oficialmente el cumpleaños de lo que empezó como un proyecto universitario de Larry Page y Sergey Brin, cuando ambos eran estudiantes de posgrado en Ciencias de la Computación en la Universidad de Stanford.  

Pasaron veinte años de aquel hito y lo llamativo es que los mandamases de Google no se conformaron con concebir el buscador por antonomasia de la Web. Fueron por más. Y lo lograron. “Google evolucionó hasta pasar a ser una compañía con más de mil millones de usuarios activos. La base de esa transformación radicó en la decisión de poner el foco en los cambios que acontecen en la sociedad. Más allá de una nueva versión de Android, una actualización del navegador o el lanzamiento de un producto, nuestras innovaciones se mantienen fieles a la misión de organizar la información y hacerla universalmente accesible y útil”, revela Matías Fuentes, responsable de comunicación de la empresa.

Desde su Uruguay natal, Roberto Balaguer Prestes, psicólogo especialista en tecnologías de la información y la comunicación (TIC), define esta etapa de la humanidad de una manera muy particular: “Vivimos la era ‘d. G.’: después de Google. La mayoría de nosotros ya no recordamos cómo funcionaba el mundo ‘a. G.’, o sea, antes de Google. En las dos últimas décadas fuimos testigos de un desplazamiento de la tradicional indicación dada por los profesores o expertos a la indexación de Google. El caudal informativo del cual los estudiantes extraen los datos principales para sus trabajos es justamente aquel que Google determinó. El resto no existe”.

En términos de marketing, cuando una marca o el nombre de un producto se emplea para señalar a un genérico, pone en evidencia su hegemonía en el mercado. “Cuando alguien quiere rastrear información, es común escuchar: ‘Voy a googlearlo’. El surgimiento de este neologismo demuestra su predominio por sobre otros buscadores”, puntualiza la socióloga Graciela Chiale, especialista en Metodología de la Investigación Social y en Marketing. Adriana Guraieb, licenciada en Psicología, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA), concuerda y acota: “¿Quién puede negar los cambios enormes que provocó Google al abrirnos las puertas de información por la que antes debíamos deambular horas en una biblioteca? Sin embargo, su uso trajo aparejados efectos colaterales. Depositamos demasiada confianza en él, y lo que sucede con el encuentro inmediato de los datos es que puede alterar el recuerdo y la memoria. Por lo tanto, por un lado, todo se torna más sencillo, pero, paralelamente, se afecta el registro del aprendizaje. O sea, la información se impone a la fijación del conocimiento. De hecho, múltiples investigadores plantean interrogantes muy enriquecedores al respecto: ¿Puede Google perjudicar la escritura y la ortografía? ¿Puede ser un constante factor de distracción y conspirar contra la creatividad?”.

Lo cierto es que, más allá de sus ventajas y defectos, Google revolucionó nuestros hábitos diarios a través del Chrome (hoy están activos más de dos mil millones de navegadores), Google Calendar, Google Docs, Google Apps (ahora G Suite), YouTube (lo compró en 2006 por 1300 millones de euros) o el Street View, la plataforma voyeur para curiosear el rincón del planeta que se nos ocurra: sea una callecita en Barcelona, el Taj Mahal, la Gran Barrera de Arrecifes o incluso las profundidades de volcanes antiquísimos. La pregunta es por qué se nos volvió tan indispensable. “El buscador que roza la perfección es aquel capaz de comprender exactamente lo que el usuario quiere decir y responder con lo que necesita. Ese es el camino que arrancamos hace veinte años y el que continuamos recorriendo”, retoma Fuentes, desde las oficinas que tiene Google en Buenos Aires.

Por su parte, Balaguer Prestes comenta que, precisamente, su tesis de maestría se basó en el boom de Google. “La encaré así para analizar el comportamiento de los estudiantes de secundaria a la hora de buscar información para sus tareas académicas –aclara el psicólogo uruguayo–. Allí concluí que los alumnos no solo no reconocen que la información que consultan pertenece a autores específicos, sino que hasta la consideran como parte de su propia sabiduría. ¿Qué significa esto? Que Google e Internet borraron al autor de su sitial de privilegio y ampliaron los sistemas cognitivos humanos, haciéndonos pensar, dada la facilidad para arribar a los datos y volvernos dueños de ellos, que forman parte de nuestro propio acervo cultural”. 

Con una cuota de humor, Chiale habla de un “tenedor libre de información”. “Imaginemos una reunión de amigos en la que durante la conversación aparece una duda. ¿Cuantos segundos pueden pasar hasta que alguien tome su teléfono móvil para disiparla? O, mejor dicho, para googlearla –expresa la socióloga–. Con una oferta muy versátil, Google nos simplificó las tareas, por lo que conquistó la preferencia del público. En un mundo tan globalizado, es muy tentador tener todo a mano en un solo lugar. Son varios los motivos que explican su éxito, pero la rapidez y eficiencia en sus búsquedas deben ponderarse. A la vez, la diversidad de aplicaciones, mapas, videos y archivos vía Gmail inclinaron la balanza a su favor. Y no nos olvidemos de la posibilidad de almacenamiento gratuito en la nube. Las estadísticas son indiscutibles: la migración hacia Google fue y es contundente”.

Más allá de la pantalla
Google creció hasta convertirse en un monstruo que se devoró a sí mismo. Bajo la lupa de Guraieb, miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA, por su sigla en inglés), el inmenso universo Google abarca cuestiones que se extienden desde la publicidad y los negocios hasta la prevención de catástrofes ocasionadas por la naturaleza y el control de las emisiones de carbono en las ciudades (a través de la herramienta online Environmental Insights Explorer se puede acceder a información climática relevante de forma más fácil, para poder así actuar en consecuencia). “Desde el nacimiento de la compañía, en septiembre de 1998, pasando por el lanzamiento de Gmail, Google Maps y Google Earth, podemos enorgullecernos de haber desembarcado en la bolsa de valores de los Estados Unidos, o de las cifras impactantes que arroja nuestro traductor: diariamente, traduce más de ciento cuarenta mil millones de palabras para más de quinientos millones de personas en más de cien idiomas”, enumera Fuentes. 

Un propósito paradigmático en esta carrera irrefrenable por ir un paso más allá es el de expandir los límites de la conexión a Internet. En la India, por ejemplo, presentaron Google Station, con la que procuran ofrecer wifi en todas las estaciones de tren. En Cuba están cerrando acuerdos para poner en órbita el Project Loon, con el que, por medio de globos aerostáticos, brindan cobertura online hasta cien kilómetros a la redonda. El Project Skybender es similar, solo que los que vuelan son drones alimentados por energía solar. A diferencia de los globos, transmiten 28 Ghz para conexiones 5G de alta velocidad. En la misma línea, en Kampala, Uganda, opera el Project Link: con una potente red de fibra están entregando Internet a miles de hogares.  
En la actualidad, Google cuenta con una división bautizada Alphabet, que adquirió más de una decena de startups de inteligencia artificial, y en donde les dan forma a proyectos como Sidewalk Labs, que apunta a edificar smart cities, a través de alumbrado público inteligente y coches autónomos (Waymo, la unidad que la compañía estadounidense tiene para desarrollar esta clase de vehículos, confirmó que, antes de fin de año, se inaugurará en Estados Unidos un servicio de taxis que se conducirán sin chofer al volante; ya se fabricaron seiscientas unidades y planean realizar ¡ochenta mil más!). 

“Este año pasamos a ser la primera compañía en alcanzar el cien por ciento de energía renovable; traducido: igualamos cada kilovatio que consumimos con un kilovatio de energía renovable comprada”, detalla Fuentes, quien se entusiasma con las bondades del Makani Power (que optimiza el rendimiento de los molinos de viento para que generen más energía), el Google Arts & Culture (con el que podemos apreciar las obras de más de mil quinientos museos de setenta países), el Daydream (una inédita plataforma de realidad virtual móvil de alta calidad) y Pixel (el primer teléfono que diseñó Google, tanto interna como externamente).

Pero lo que incentiva a esta empresa en pleno siglo XXI son apuestas que más de uno tildaría de poco probables o hasta imposibles. Y muchas de ellas se vinculan al campo de la salud, como los lentes de contacto inteligentes, que ayudarían a los diabéticos a medir sus niveles de azúcar a través de sus lágrimas. Calico es otro programa que promete dejarnos boquiabiertos. ¿La meta que pretenden alcanzar sus creadores? Hallar una solución a cada enfermedad producida por el envejecimiento natural del cuerpo. ¿Acaso se trata del famoso y tan ansiado elixir de la inmortalidad? Con Google nunca se sabe. El tiempo dará su veredicto.

20 hechos en 20 años
1. 26 de junio de 2000: Google alcanza un índice de más de mil millones de búsquedas, convirtiéndose en el más grande del mundo en su tipo.    
2. 23 de octubre de 2000: aparece Google AdWords.  
3. 23 de septiembre de 2002: Google News se lanza con 4000 fuentes. 
4. 1 de abril de 2004: debuta Gmail (hoy con más de 1400 millones de usuarios).
5. 8 de febrero de 2005: entra en escena Google Maps. 
6. 28 de junio de 2005: hace lo propio Google Earth, un servicio de mapeo basado en imágenes satelitales. 
7. 9 de octubre de 2006: adquiere YouTube, que cuenta con casi dos mil millones de usuarios que se suscriben por mes y más de cuatrocientas horas de video subidas durante cada minuto.
8. 27 de mayo de 2007: se lanza Street View en los Estados Unidos. 
9. 4 de septiembre de 2008: se puede descargar el Google Chrome.
10. 23 de septiembre de 2008: se anuncia el G1, el primer teléfono creado con el sistema operativo Android.  
11. 9 de octubre de 2010: empiezan a desarrollar tecnologías para la fabricación a escala de vehículos autónomos.
12. 1 de febrero de 2011: se lanza Google Arts & Culture para visitar museos online.  
13. 24 de abril de 2012: aparece Google Drive (hoy, con mil millones de usuarios). 
14. 24 de julio de 2013: Chromecast es su primer producto de hardware para la casa.
15. 1 de junio de 2014: con Cardboard ofrecen realidad virtual móvil.
16. 9 de noviembre de 2015: abren el código fuente Tensor Flow, que aborda problemas en áreas como la agricultura, la medicina y el medio ambiente. 
17. 18 de mayo de 2016: sale la primera versión del Asistente de Google.
18. 17 de febrero de 2017: se anuncia YouTube TV, con transmisiones en vivo. 
19. 17 de mayo de 2017: se hace la primera prueba de Google Lens, que utiliza la cámara del smartphone para comprender lo que estamos mirando y ayudarnos a tomar decisiones. 
20. 20 de marzo de 2018: Google News Initiative apunta a beneficiar al ecosistema de noticias y al periodismo. 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte